CUNDI MUNICIPIOS

CAPARRAPÍ

Caparrapí Somos Todos

Alcalde

José Joaquín Sánchez Chávez

Despacho del Alcalde

contactenos@cachipay-cundinamarca.gov.co

Dirección: Calle 4 No 5 Esquina

Número de telefono: (57) 314 297 93 34

Web: http://www.cachipay-cundinamarca.gov.co

escudo
bandera

Nuestro Municipio

Caparrapí en lengua Calima, quiere decir habitante de los barrancos, de caparra, barranco y Pi habitante. Por tradición se sabe que el asiento de los caparrapas al tiempo de la conquista, estaba en influencia de la quebrada Guatachi con el Rionegro, muy distante del lugar del actual y que hubo un poblado distante en el sitio, llamado el Valle. 

El historiador Carlos Martínez dice en su libro “ Urbanismo en el Nuevo Reino de la Granada”, P. 122 que en los primeros días del año de 1560, por orden de Real Audiencia, fundó y pobló Antonio de Toledo la Villa de Caparrapí, en la colina de este nombre, sitio que considero apropiado y bien provisto, y que a su regreso a Santafé fue apresado, “por haber extralimitado su misión, al fundar sin la debida autorización en febrero del mismo año de la Villa de la Palma”. Al respecto se observa que si estaba autorizado por el Cabildo de Mariquita para fundar esta ciudad. Más no Caparrapí, cuya fundación también se le atribuye a Gutiérrez de Ovalle en 1562 cuando vino a trasladar La Palma. Lo que ocurre es que estas fundaciones se refieren a esta Villa, en los diferentes sitios que estuvo, más no en Caparrapí, que nunca fue Villa sino siempre pueblo de indios. 

De las crónicas de Fray Pedro de Aguado de sobre fundación de la Palma, aparece que el capitán Antonio de Toledo la reedifica en el sitio de la “ Loma de Caparrapí” de donde fue trasladada al sitio deI topo por Gutiérrez de Ovalle. Toledo entro a la comarca Colina por dicha Loma, donde permaneció unos días. 

VISITA DEL OIDOR LESMES DE ESPINOSA. El cinco (5) de febrero de mil 1.617 el Oidor Lesmes de Espinosa Saravia, llegó a los aposentos de Caparrapí del encomendadero Francisco Gómez Portillo, Alcalde ordinario de LA Palma y allí congregó a los indios de este repartimiento, a los de Minipí y otros circunvecinos que años antes había visitado el licenciado Francisco Guillén Chaparro. Gómez Portillo había adquirido el repartimiento de Caparrapí por herencia de su Padre Diego Muñoz, a quien adjudicó el Presidente  Andrés  Día Venero de Leiva el 21 de Abril de 1.587, conforme al apuntamiento que el conquistador Don Antonio de Toledo hizo a Francisco de Campos que son ciento sesenta causas de visitación las ochenta en la derecha del vale de Caparrapí, después de haber contado Alonso de Cáceres y las otras ochenta a lo largo en las sobras, después de haber contado el dicho Alonso de Cáceres, las cuales dicho ciento de ellas hizo el dicho Francisco de Campos (visitas C.C. VIII f 449). Los indios que vivían en Minipí, de la encomienda de Diego Muñoz habían sido traídos de Abipar en 1.601 tierras que abandonaron por malas; y por la misma razón el 5 de febrero de 1.616 en el Capitán Juan Pacheco Maldonado les dio licencia para trasladarse al sitio de Caparrapí, donde ahora 1.617 vivían (fl. 458). 

A la diligencia de visita de Lesmes de Espinosa asistieron Francisco Ortiz de Caballero encomendadero de Parri Parri, Juan Quintero de Guataches, Juan Martín Zerrato de Parri Parri, Minipí y Organos; Lucas Moreno de Parta, José de Madrigal de Parri Parri el cura Antonio Beltrán y los interpretes Padre Balas González Galeazo y el indio Francisco. La iglesia de Caparrapí era de bahareque cubierta de Palmicha, con sus puertas y en ella doctrinaba Fray Andrés de Morales además de los repartimientos nombrados a los indios de Amococo de Diego Rivera, Canchimay de Diego de Herrera Bustos; Minipí de Pedro Quijano, Supane del Pedro de la Riba, Marcha de Bartolomé de Saldaña, Namasguata de Francisco de Ovalle. 

Poco después vino de Doctrinero Fray Antonio Beltrán. En su inventario se relacionó “una batea que sirve de agua bendita” y varias imágenes (f. 468). En la descripción de los de Caparrapí y Minipí de Gómez Portillo se relacionaron 177 indios, de los apellidos de Itipí, Parripay, Inipí, Itoco, Abipai, Minipí, Tatipí, Suerpa y Guachipay. A ellos se agregaron 25 del hato de Villeta; de esta misma encomienda, que de allí se trajeron a la Palma, para su empadronamiento el 1° de marzo y hacia 5 años vivían allí donde los doctrinaba en Cura de los Panches Diego Ruiz. Según dijeron ellos mismos “Otras veces van al pueblo de las Guaduas y allí hallen misa y son doctrinados ( en la iglesia del convento Franciscano). (fl. 521). Estilo demuestra que en 1617 en el lugar nombrado la Villeta no habían villa, ni pueblo y era simplemente un conjunto de hatos, trapiches y estancias. En la iglesia de dicho hato, que estaba junto a los aposentos del encomendadero Muñoz, se decía misa; más como la solicitoó nuevamente, proponiendo al clérigo Diego Ruiz para que dijese la misa, lo que fue concedido el 9 de agosto de 1.616 por el Dean y Cabildo de Santafé (fl. 454). Villeta era de la jurisdicción de Santafé y los indios del hato era de varios repartimientos de la jurisdicción de la Palma. En la investigación secreta de los Caparrapí, el indio Juan Palma dijo “ que tiene sus asientos y tierras en estos sitios de Caparrapí cerca de estos aposentos, donde están también los indios de Minipí de esta misma encomienda que fueron traidos a él, de las suertes segundas de su sitio Minipí, lengua y media de aquí (f. 470). 

Calixto Tatipí Minipí dijo que los indios de Minipí “han tenido y tienen sus asientos, en sus tierras de Caparrapí, cerca de los aposentos del dicho, encomendero apartados unos de otros en sus bohíos y a la vista unos, de otros porque no viven juntos”. En los mismos términos declaró Gaspar Parrí Parrí, lo que confirma que hasta entonces no se había fundado poblado a la manera de los españoles (f: 470/73). En estos aposentos se descripcionaron también los indios, de los repartimientos de Guasacurí de Antonio de Guzmán, hijo Blas González Galeote, que doctrinaba Antonio Beltrán y eran 125. En su sitio habían iglesia, de la que fueron Curas Gabriel Centeno, Juan Garrido y Francisco Cabeza de Buy. ( visitas Boyaco T.ll fl. 7091/33). Los de Parri Parri de Juan Martín Zerrato con 93 indios más los que tenia hacía 14 años en el hato de la Villeta con los de Gómez Portillo, entre quienes figuraban Melchor Parripuibuco y Pedro Capitabuco. Entre aquello estaban varios indios de apellido Organos, pero él propio era Caparrapai, que les cambiaron en razón a que se dio el nombre de “Organos” al sitio que habitaban. 

TITULOS: Por mandato del rey de 1.88 atento a que Juan Martín Zerrato (el viejo) fue de los defensores de Cartegena y lleva veinte (20) años en la Palma, donde se casó con la hija de Diego Muñoz “ Conquistador de dicha ciudad y nieto de Juan Gómez de Portillo primer descubridor y poblador de este Nuevo Reino, años luego el presidente de la audiencia. D. Antonio González le adjudico los indios de los valles de Parrí Parri Minipí e Itinoco. El 18 de mayo de 1595 en Santafé ante el Alcalde ordinarío Diego de Maldonado, Juan de Martín Zerrato tomo posesión de los de Parrí Parrí que antes fuera de Juan Prieto Pardo y su mujer Lucia Salazar y para tal efecto conforme al ceremonial hispano, a dos indios principales de allí que para ello trajo, Don Francisco Ibichipi de Parrí Parrí y Don Gonzalo Ibichipi de Itoco. Tomo por la mano a cada uno de los dichos indios y les quito a cada uno una manta, que traían cobija de lana y de algodón y un sombrero que tenían puesto en la cabeza y se los tornó a dar nombrándoles sus encomendados y los dichos indios dijeron que le reconocía y le tenia por tal. El mismo acto repitió en La Palma el 5 de Octubre siguiente ante el alcalde Juan Fernández Mejía para lo cual trajo tres indios: Antonio de Parrí Parrí, Calixto de Minipí y Lorenzo de Itoco. En 1.602 el Gobernador de los Musos y Colimas Don Nuño, de Soliz Enrique le adjudicó los de Minipí, Organos y Bahaqui, primera y segunda suerte que quedaron vacíos por muerte de Alonso de Isla y luego de su mujer Inés Muñoz de Barrionuevo (fl. 775/76). 


LA DOCTRINA DE CAPARRAPÍ. De las relaciones de visita del Juez Comisionado Rodrigo Zapata en 1629, resulta que entonces no existía el pueblo de Caparrapí sino simplemente un repartimiento congregado en torno, a la iglesia como doctrina de los clérigos, constituida por la parroquia de su nombre, integrada por los repartimientos de: 

• Caparrapí de Alonso Calvo, que incluye Minipís 

• Asuncha del Capitán Damián, de Triana 

• Guazacuri de Antonio Guzmán 

• Pata de Gerónimo de Godoy; incluye Parrí Parrí 

• Pata de Alvaro de Montalvo • Pata de la Real Corona; antes de Lucas Moreno 

• Pata de Pablo Tello de Meneses 

• Socapa de Antonio Gutiérrez Centeno (visitas C.T. lll fl.189, 213 y 415) 

De su descripción verificado el 7 de Octubre aparece que el día siguiente salio de los aposentos de Alonso Calvo de Mozo. “ Para la Parroquia de Caparrapí del Padre Antonio Beltrán, presbítero cura de esta doctrina y sus anejos, donde llegó habiendo caminando un cuarto de leguas y se vio ocularmente que la iglesia es de cimientos de piedra, tapias de tierra, blanqueada y pintada por dentro que es la mayor, mejor y más decente que se ha visto, en todo el partido muzo y en este de la Palma y buenas casa de vivienda del dicho Padre doctrinero y de muy buen temple fresco, templado y en tierra de sábanas y en el camino real que se lleva de La Palma a Honda (fl. 193). Eran 102 indios así: 15 útiles, 18 ausentes y 69 de Chusma, de los apellidos de Caparrapí, Guachipaí, Abipaí y Minipí. También se descripcionarón allí los repartimientos de Acuncha, de Damián Triana con 162 indios, Guazacurí de Antonio de Guzmán con 69, Pata de Alonso de Montalvo con 9, Socapa de Antonio Gutiérrez Centena con 26, Pata de su Majestad con 16 y Pata y sus agregados de Parrí Parrí, Zacer y Zarrapopa de Gerónima de Goday viuda de Pablo Tello de Meneses, agregados a esta doctrina en 1.617 que eran 43 Patrnímicos de estos repartimientos eran Saquipaí, Ytoco, Minipí, Guepaí, Nanchipaí, Tapipí, Nabuca, Nupipí, Ybichipí, Ytipí, Caparripai, Chircha, Zarrapopa, Yzacar, Capripai. (fl.194/211). El 12 de Octubre el visitador salió para la parroquia o iglesia de Parrí Parrí a donde llegó hoy habiendo caminado por montañas y algunos pedazos de sábanas, cuatro leguas largas (f.221v). Las distancias de la iglesia de Caparrapí a los repartimientos erán las siguientes: A los aposentos de Caparrapí de Alonso Calvo un cuarto de legua, a Acuncha un cuarto a Pata de Gerónimo de Godoy media, a Parrí Parrí 3, a Guazacurí 1, a Pata de Alvaro de Montalvo tres cuartos, a Pata de la Real Corona una y media, a socapa 2, y a la iglesia de Parrí Parrí 4. (f 194/213). El 11 de abril de 1.643 el visitador Diego Carrasquilla Maldonado llego a los aposentos y parroquia de Caparrapí, entonces formando por los repartimientos de Parrí Parrí y Organos de Miguel García Zerrato, Guatache de Juan Quintero, Yzacar y Zarrapopa de Pedo Montero. Miguel García Zerrato era hijo de Juan Martín Zerrato, quien ayudó a la pacificación de los Pijaos y de Juan Muñoz Portillo, pacificador de los colimas y de María Goméz hija de Juan Gómez Portillo, de los descubridores del Nuevo Reino. Por tales antecedentes el 22 de febrero de 1.636 el Gobernador Juan de Bolaños confirmó a Miguel en dicha encomienda. (Encomiendas, T 32 fl 676/95).Juan Quintero era hijo de Pedro Gil Quintero, a quién el Presidente Venero de Leiva el 27 de Diciembre de 1.567 adjudicó 140 casa de indios. 

En la plática de la visita decía el licenciado Carrasquilla a los indios: “El que no ha de tener más de una mijer que es la propia y que los hijos que en ella hay son legítimos y estos heredan sus bienes y no los otros”, que no tengan acceso carnal con las comadres, hijas ni hermanas ni otras parientes; que han de respetar a la justicia y a los doctrineros y sus haciendas, y se apliquen al trabajo de que se sustentan y no vivan ociosos. 

No se precisa en estas visitas existencia ni fundaron de Nuevo Pueblo Indio. Sin embrago en la de 1.629 se relaciona una iglesia que es la mejor del partido y buenas cosas de vivienda, lo que supone un poblado. En las Monografías de la Contraloría se da el año de 1.675 por el de su fundación. En la memoria Instructiva de las Provincias de Colimas y Musos publicada en Madrid el 14 de Julio de 1.796 por Don Martín de Urbaneta, tesorero y funcionario visitador de virreinato, se menciona al curato de Caparrapí, que “tendrá 80 vecinos con tal cual y su iglesia tan miserable como ellos”. De lo anterior se desprende que por entonces ya se estaba extinguiendo el pueblo de indios. 

PARROQUIA DE BLANCOS: Se dice en el periódico “Ecomunicipal” N° 1 de Julio de 1.9654, que el 10 de febrero de 1.818 por comisión del Alcalde de La Palma, a los señores Francisco de Anzola, Juan Manuel Calvo y Ramón Rico levantaron el censo de población de Caparrapí que dio 723 vecinos y 39 indios forajidos y 2 mulatos, censo que a mediados de año ratificaron el vicario, eclesiástico, Dr. Isidro Moreno de Lemo y los testigos Feliciano Pradillo, Valentín Diago y José Manuel Lesprella, con base en el cual el 8 de febrero de 1.819 el Dr. Alejandro Hernández acompañado, de Toribio Mahecha y Juan Felipe Ordoñez, inició las diligencias para la creación de la parroquia de blancos de Caparrapí. El 29 de Diciembre de 1.796 D. Francisco Lozano, mayordomo de fábrica, certificaba sobre la necesidad de reparar la iglesia, cuyo ruinoso estando infundía miedo a su cura D. Vicente Antonio Gómez, y que no había maestro que entendiese de tales obras. 

Para su reconstrucción el 13 de Noviembre de 1.797 se aportaron de las cajas reales 426 pesos 6 cuartillos, que se entregaron a Lozano y de lo cual este rindió cuentas el 10 de mayo de 1.802. El 26 de mayo de 1.819 D. Javier Guerra de Mier y Paniza presentó al Virrey Juan Sámano la solicitud de los vecinos del sitio de Caparrapí sobre se erección en parroquia. Este le pasó al fiscal, quién conceptuó: “Que no habiendo una fundación de pueblo de naturales en Caparrapí y que únicamente se han acogido algunos de diversos pueblos, en clase de vecinos, no hay un motivo que pueda impedir solicitud de aquel vecindario”. Luego en visita de las diligencias del comisionado de la curia que fue a visitar la región, el fiscal agregó que ellas “Comprueban el extenso vecindario de Caparrapí, su buena situación y que tiene templo, decentemente paramentado y asegurada la congrua del párroco con las cualidades que exige la ley 6ª. Titulo 5°, libro 4° de las municipales para la erección de la parroquia Santafé, julio 12 de 1.819. 

En consecuencia, por decreto de 22 de julio se accedió a la erección “En los términos que la ha decretado la jurisdicción eclesiástica en 24 del próximo pasado mayo. Y el 31 del mismo mes de julio se libró el título correspondiente. O sea que la parroquia de Santiago de Caparrapí fue creada por decreto eclesiástico de 24 de mayo de 1.819 ratificado por decreto del Virrey Sámano de 23 de julio siguiente. El 1° de noviembre de los vecinos propusieron para párroco al padre Pedro José Uribe, que estaba en Pandi, a quien se nombró el 8 de agosto de 1.820. Meses después fue confirmada la parroquia por el gobierno republicano, mediante nota que dice: “ Por parte del Gobierno se aprueba y ratifica la erección y confirmación que se dio por el virrey Sámano en el 22 de julio de este año y el nombramiento de Uribe. La fantasía municipal había inventado su erección el día de la batalla de Boyacá. En otros escritos se dice que el área de población fue cedida por José María Gratecol y José María Calvo. 

Para la inauguración don Francisco Javier Beltrán trajo indios del pueblo Parrí, de los cuales Vicente Lumbrano; Toribio Ostos y Joaquín Quijano juraron ser naturales de Caparrapí, sin haber dado noticias del fundador de éste. En el decreto del Vicepresidente General Santander de 23 de marzo de 1.822 sobre reorganización de los cantones de la provincia de Mariquita, a la cual pertenecía el de La Palma, este quedo formado por las parroquias de Caparrapí, Peña, Peñón de Terema, Jupalpí, Yacopí y Murca. Por la ley del congreso de Nueva Grabada de 14 de mayo de 1.857 la Banda Oriental del Río Magdalena, que perteneció a aquella provincia, fue agregada a la Bogotá. Y por Ley de 14 de Noviembre, siguiente la parroquia de Caparrapí, con 5.409 habitantes, fue incorporada en el Departamento de Guaduas de la provincia de Bogotá. 

EL MARQUES DE GRATECOL: Por aquellos desfiladeros de Caparrapí vivió hacia 1.750 Don Juan de Calvo , con el título de Marqués de Gratecol, que no se sabe si adquirió en reconocimiento a los méritos de su tatarabuelo el Capitán Alonso Calvo el viejo o si fue comprado en España, su señoría estaba fundado en una vastia encomienda que iba de oriente a occidente, entre cordillera y cordillera deslindado por el lado del pueblo por la “Serranía de los Calvos”. Tal vez estos riscos resultaron estériles para el marquesado y regresó a España a vender el Flamante Título, de donde pronto vino ya despojado de tan engorroso atuendo a confundirse con otra nobleza de labriegos de propasia españolas, fundadores de haciendas, hatos trapiches y estancias. Don Jorge Tovar y Calvo, último de esa estirpe, recuerda que el marqués tuvo en su matrimonio tres hijos, doña Jesús, que casó con el Capitán Esteban Aguirre, a quien mataron los indios y en segundos nuprias con el Capitán Policarpo Zapata, quien vino del Socorro; doña Salomé que caso con Antonio de Escobar y don Rodrigo que se establecieron Topaipí donde casó y tuvo un hijo llamado Manuel de Calvo y éste a su vez otro del mismo nombre que se radicó en la Palma. El 5 de agosto de 1.751 encontramos en la Palma a don José Calvo Gratecol, presente ante el corregidor y justicia Mayor de Mariquita Don Manuel Sánchez Osorio, exhibiendo títulos de propiedad de estancias en el Valle de Caparrapí, ahora de su dominio, adquiridas por sus antiguos dueños así. Por Bartolomé de Saldaña, adjudicada por el cabildo de La Palma el 24 de abril de 1.579 confirmada por el teniente de Gobernador Francisco Gómez de Feria el 31 de mayo de 1.631. Por Alonso Calvo, adjudicada por Alonso Carrillo, Gobernador de la Provincia, el 6 de Diciembre de 1.620, confirmada en 1631 por Bartolomé de Saldaña adjudicada por Alonso Sánchez de Cepeda el 29 de Diciembre de 1.580 por Diego de Muñoz adjudicada el 21 de febrero de 1.584, confirmada el 28 de julio de 1.586. 

En Diciembre de 1.700 se suscita pleito entre el Sargento Mayor José Calvo Gratecol, vecino de La Palma por dos estancias y un molino en Zipaquirá que compró a los herederos de Juan Quintero Príncipe “residente en este pueblo de Caparrapí” y vecino de la Palma por escritura de 27 de julio de 1.680 de la Escribanía de Zipaquirá. Otro vástago encontramos en Don José Calvo Tobar y Gratecol, en la Palma el 21 de mayo de 1.743, declarando sobre el Cristo de Yacopí. Patricio de Caparrapí, fue Don Gerónimo de Tobar, cuyo hijo Celestino casó con daño Custodia Alvarez matrimonio del que nació Diego Tobar Alvarez que se casó con Edelmira Escobar y tuvo un hijo llamado Ricardo Tobar Esobar, que caso con Prexedis Beltrán, hereda de un rico de Topaipí, matrimonio nacieron Julio y Cefenio Tobar Beltrán, éste caso con Delina Calvo Rusinque, de cuyo matrimonio nacieron Ignacio y Jorge Tobar Calvo, actuales sobrevivientes. 

PROYECTO DE NUEVA POBLACIÓN: El 11 de marzo de 1.853 los vecinos de Caparrapí pidieron la adjudicación de 12.000 hectáreas de terrenos baldíos en los sitios de San Pedro y San Pablo para hacer allí una nueva población. Al respecto informó el Alcalde que las tierras solicitadas son baldías, ya sea en Azauncha o en San Pedro, las cuales no pueden aplicarse a ningún uso y están fuera del límite de las cuatro lenguas que la Ley determina a favor del distrito. Firman la petición Alejandro Hernández, Rudesino Mahecha y Gabriel Palacios, diciendo que cuentan con gentes para hacerlas y fundarla en el punto llamado “Loma de San Pedro”. Al efecto adjuntaron la lista de pretendientes a la nueva población, formada el día 1° del citado mes que dice: La lista que formamos los pretensores de nueva población en el cerro de San Pedro y el del frente por nuevo nombre San Pablo, los que dividen la quebrada de Parrí Grande o Azauncha, censo a padrón que hicieron Alejandro Hernández, Gerónimo Linares y Rudesino Mahecha: Gabriel Palacios, Mateo Palacios, José María Bustos, Juan Calvo, Anselmo Castañeda, Carlos Mahecha, Tiburcio Aguilar, Juan Francisco Real, Juan Francisco Rueda, Francisco Ostos, Vicente Ostos, Bernardo Melo, Gregorio Calvo, Raimundo Escalivaga, Higinio Saldaña, Raimundo Calvo, Gerónimo Linares Bautista, Guaque, Eusebio Pérez, Marcos Ramos, Andrés Pérez, Severo Sánchez; Juan Luis Pérez, Valentin Bernal, Ildelfonso Moreno, Norberto Bernal, Benedicto Hernández, Pantaleón Bernal, Arsenio Real, Martín Saldaña, José Tovar, Sinforiano Garzón, Antonio Galindo, Ignacio Camacho, Francisco Retavisca, Antonio Calvo, José Braulio Ramírez, Alejandro Hernández y Rafael Gil Pardo. 

En dicho memorial dan los linderos del sitio y dicen que Gabriel Palacios en marzo de 1.854 en memorial recibido en la Gobernación de Zipaquirá el 30 de este mes, manifestó “Que el sitio de Azauncha poblado recientemente no debe considerarse al nivel de los baldíos del estado”. Y agregó que este sitio fue descubierto por el continuado trabajo suyo y de su hijo que este terreno fue labrado con los auxilios que dió “gratis a sus compañeros, hasta fundar chozas, cercas huertos, etc y encontrarse hoy con cuarenta cabezas de familia sin otro estímulo que lo moviera a la empresa, que la gloria de poblador. Que el sitio es bien sano hasta el extremo de no haber muerto en el transcurso de nueve años un solo individuo y engordar como por encanto las reses flacas que se transplantan allí”: Y denunció que por haber salinas y minas ha querido tomarse este terreno el señor Felix Garzón. Lleva esta carta una nota marginal que dice “ Marzo 30 de 1.854,. Aguardase a lo que se haya resuelto sobre el establecimiento de la nueva población como la ha solicitado el peticionario y socios. 

Se alcanzó a proyectar el decreto respectivo, cuyo artículo 1° dice “ Asignarse para el establecimiento de una nueva población 3.000 hectáreas de tierras baldías en el sitio del Alto de San Pedro, que se medirán desde las faldas de este serro siguiendo la corriente de la quebrada de la Chorrera hasta el Rionegro y volviendo hacia el río del Valle y la quebrada Azauncha hasta tocar con las tierras del distrito de Yacopí. 

HECHOS NOTABLES: En 1.761 se concedió una merced de tierras a Javier Beltrán en el sitio denominado “ Loma de Caparrapí” a fines del siglo XVlll era cura allí el padre Vicente Antonio Gómez, nacido en la Plata (Huila) el 21 de enero de 1.768, dice Roberto Jaramillo en “El Clero de la independencia”.En un documento de 21 de Octubre de 1.789 se nombraba “Pueblo del Señor Santiago y de la Señora Santa Ana de Caparrapí del que era Cura Eusebio José de Amaya. 

Durante la revolución contra el Gobierno del dictador José María Melo, en abril de 1.854 y al declararse a favor de éste el Gobernador de Zipaquirá Don Celestino Duran, Don Valentín Galvez en su carácter de designado a esta Gobernación asumió el mando en Caparrapí el 24 de Junio a nombre de la legitimidad y luego el 29 de agosto lo asumió allí mismo el quinto Designado Don Torcuato Vargas, quien ejerció hasta Noviembre y levantó en la provincia de la Palma a numerosos contingente a favor del movimiento legitimiste. 

En 1.877 Tomás Quintero denunció como bienes ocultos pertenecientes a la Nación los llamados de Parrí o Parríparri, llano de Gracia e Ingenio, en Caparrapí y Yacopí. El gobierno desvirtúo la denuncia advirtiendo que el Gobernador y Comandante General de Mariquita el 17 de Marzo de 1.827 comunicó a los Alcaldes ordinarios y al Procurador de la Palma, cabecera del respectivo Cantón, la Resolución del poder Ejecutivo de la República de la fecha 8 de los mismos “que señalo los productos de los tierras baldías de Caparrapí para el restablecimiento de las escuelas de los distritos expresados”, disposición que fue ratificada por Resolución de 25 de Abril de 1.830 sobre organización y régimen de las provincias, Cantones y Distritos Parroquiales, que dijo: Se declaran del común de la ciudad del común de la ciudad, villa o Distrito Parroquial, los solares y tierras incultas y desiertas que estando dentro de su distrito y cuarto lenguas en contorno del centro de la cabecera de la población, aparezcan sin dueño después de practicadas las diligencias legales y las rentas que provengan de estos bienes son comunales”. Esta disposición fue derogada por el artículo 28 de la Ley del 13 de junio de 1.844).En tal virtud, la Cámara provincial de Mariquita, ordenó que los terrenos comprendidos en las cuatro leguas son de Caparrapí. 

De su territorio se segregó al Municipio de Puerto Salgar, creado por ordenanza 47 del 14 de Agosto de 1.935. En su jurisdicción funcionan las siguientes inspecciones Departamentales de Policía: 

Dindal, creada por ordenanza 17 de 1.944. 

San Pedro por la número 29 de 1.944.

Córdoba por la ordenanza 31 de 1.948

Tatí por Decreto Departamental 316 de marzo de 1.966.

El Cámbulo y la Azauncha por ordenanza 62 de noviembre de 1.972.

Por decreto de 27 de Septiembre de 1.838 de la Cámara Provincial de Mariquita, se creó en Caparrapí un Concejo Comunal. Que se compondrá del número de Consejeros y designe el cabildo de LA Palma con arreglo a lo dispuesto por el artículo 161 de la Ley del 19 de mayo de 1.834, sobre organización y régimen de las Provincia, Cantones y Distritos. 

En los anales de la Campaña Libertadora Caparrapí está representado por dos próceres: 
1. Capitán Ramón Vera, muerto en la Batalla de Ortiz al 24 de mayo de 1.818 2. 
2. Teniente Agustín Yepes, muerto en San Mateo el 14 de febrero de 1.814.

Últimas Noticias

Suscribase a nuestro boletín    ... y reciba toda la información de su municipio