CUNDI MUNICIPIOS

EL PEÑÓN

Todos Unidos Por Un Buen Gobierno

Alcalde

Gustavo Adolfo Mojica Vargas

Despacho del Alcalde

contacto@elpenon-cundinamarca.gov.co

Dirección: Calle 4 No 2 - 19

Número de telefono: (57 1) 310 303 72 91

Web: http://www.elpenon-cundinamarca.gov.co

escudo
bandera

Nuestro Municipio

HISTORIA EL PEÑÓN

El Peñón de Terama, como se llamaba recién fundado, cuando se erigió en parroquia de blancos en 1822 se llamo simplemente Peñón, con lo cual perdió una palabra de tradición histórica que engendra alcurnia hispano-aborigen.

El Cacique Terama fue uno de los que mas valerosamente hicieron frente a la expedición conquistadora del capitán Don Antonio de Toledo; habiendo sido vencido, continuo la “guerra de sorpresas”  hasta su muerte en 1565, a raíz de lo cual los Tramas huyeron y fueron a refugiarse entre los Carares. Los Teramas ocupaban la hoya del río Bunque, tributario del Murca (el río de las piedras verdes) y éste del Rionegro.

LA DOCTRINA DE TERAMA

Una de las doctrinas de clérigos en que se dividía la provincia Colima o de La Palma en 1629 era la de Terama, a cargo del Cura Luis Herrera Bustos, integrada por tres parroquias o curatos de indios: Terama, Chapa y Surcha: aquella estaba en los aposentos de Diego de Mahecha y en contorno de la iglesia los indios, a tres cuartos de legua quedaba Surcha, cerca del río de Pacho o Rionegro.

La Parroquia de Terama estaba formada por los repartimientos de Terama de Diego de Mahecha, incluyendo indios de Surcha, Quebrada Tobche, Chapa, la parcialidad de Juan Anibuco y parte de Chapa Yacuca, Pinipay de Inés Ortiz y de Patiño, Chapa de Adrián de Cifuentes, Parri Parri y Murca de Francisco Ortiz Caballero. La de Chapa estaba integrada por los de Chapa del citado Cifuentes y Pinipay de Luis Soto, vecino de Muzo y la de Surcha por los hatos de Francisco Ortiz Caballero y el de Pacho de Alonso Martinez de Olalla.

El Poblado que se formó en torno a esta primera iglesia vino a denominarse más tarde Terama Alta, pues hacia Murca y la Palma había otro repartimiento y Curato nombrado Terama Baja.

En 1637 el escribano Rodrigo Zapata certificaba que en este año era Cura de Terama Antonio González Farfán y encomendero Miguel de Acuña. En la descripción de Indios hecha por el Oidor Lesmes de Espinosa en 1617 figuraban entre otros Cristobal Cucama, Juan Chipi, Mateo Cupacasabi, Cristobal Panache, Gaspar Montiba, Juan Ybiamay y Gaspar Pipache.

En la memoria instructiva de las provincias de Colimas y Muzos publicada en Madrid el 14 de Julio de 1796 por D. Martín de Urdaneta, se incluye en la primera el curato de Terama Alta con 300 vecinos.

 EL PEÑÓN DE TERAMA

 El 15 de Septiembre de 1798 fue nombrado cura de Terama Alta D. Cayetano María de Rojas, quien en vista de la pobreza del caserío y escaso numero de vecinos e indios propuso el traslado de la iglesia al Sitio de El Peñón, a dos leguas de distancia, donde construyo iglesia en 1800 y fundo nuevo poblado, sin la debida autorización, lo que produjo la protesta de los Teramas y un largo juicio.

Según declaraba el testigo José Severino de Busto, años luego, en 1798 se había reedificado la iglesia de Terama, no obstante el cura Rojas se negó a servir el culto allí y mando hacer una nueva en aquel lugar.

El declarante Francisco Javier de Vargas dijo que el cura Rojas obtuvo licencia para el traslado del visitador Eclesiástico  Francisco Tobar y Pastrana y el fiscal protector Mancilla decía  el 26 de Marzo de 1806 que el 22 de Septiembre de 1800 Rojas consiguió esa licencia, por la cual se obligo a los Indios a una emigración involuntaria del territorio suyo donde nacieron y tienen sus casas y labores, a un suelo ajeno donde en lugar de hospedaje encuentran la opresión y los peores tratamientos del vecindario.

De la investigación adelantada resulta que el interesado en el traslado fue el mayordomo de fábrica de Terama D. José Severino del Busto, donante del terreno para la iglesia de El Peñón y constructor de ella, arrendador y luego vendedor del área de población.

Ofendidos los Indios por el despojo de que fueron víctimas , porque el cura también se llevo sus ornamentos, lo acusaron ante el virrey. El 7 de Agosto de 1802 en el pueblo de El Peñón de Terama ante el alcalde Joaquín Aguillón el cura Rojas otorgó poder a uno de los procuradores de la audiencia para que lo defendiera, el cual tomó el abogado Cándido Nicolás Girón, quien en alegato presentado el 17 de Mayo de 1806 decía en su favor haber hecho el traslado porque El Peñón era mejor sitio, atendiendo a los unos y a los otros, el fiscal sorteo la situación disponiendo el avalúo de las tierras de ambos pueblos para su venta.

En Enero de 1805 Francisco Morón y Luciano Criollo asumieron la representación de los indios y en carta al Protector de Naturales , redactada por Miguel Delgado, le decían que en su pueblo de Terama Alta no habían forasteros sino que eran “ raizales de dicho pueblo”  que el cura Rojas era “mentiroso” y estaba ayudado por el de La Palma, que los ornamentos de la iglesia eran de ellos y no de los vecinos y en consecuencia pedían licencia para levantar de nuevo su iglesia porque él la había derribado junto con las casas anexas y la ermita, disque en busca de tesoros y agregaban que fueron a “limpiar el marco del pueblo” yendo rozando por el rededor de la iglesia se levanto de golpe una celestial fragancia de olores y como que pasaba sahumando con aquel olor y después se levanto otro olor de velas y cebo y ese mismo día a la noche salieron las almas con una gran procesión cantando el rosario por todo el lugar de donde era el pueblo, bien entendido está que es de alegres que la iglesia la queremos levantar. Francisco Morón. Luciano Criollo, Caciques e Indios.

En su defensa el cura Rojas llamó a declarar al alcalde de Terama D. Antonio Lorenzo Sanabria en Diciembre de este año, quien dijo que el anterior cura Ignacio de Bonilla y los vecinos pidieron al Virrey hacer iglesia, la cual no se pudo porque no habían indios para la obra “ y así que no podría ser de ellos sino del vecindario, con cuyo consentimiento se traslado al sitio de El Peñón, donde está con la misma consistencia en un paraje más cómodo para que el dicho dura pueda cumplir con la obligación de su misterio” sobre lo cual hay una constancia en el libro de Cofradías de Nuestro Amo. (f.940).

Por su parte el alcalde Vicente Gaitán y Mares declaró que el texto de esa constancia, a la pagina 105 de dicho libro es el siguiente: “ se hizo la iglesia nueva en el pueblo de Terama siendo cura el Dr.. Bonilla por su instancia y despacho superior del Eximo Sr.. Virrey, en el que consta haber mandado y declarado que los vecinos blancos de este pueblo son obligados para la obra de la santa iglesia como me remito a dicho despacho y a las providencias el cual para en su poder, que tiene dicha iglesia dos puertas nuevas, la una que es la principal y la otra que se llama falsa y nueve ventanas con las de la sacristía todas nuevas (f.941).

Vino a tergiversar la investigación la declaración del corregidor de la Palma Domingo de los Santos y Arturo el 12 de Mayo de 1806, en la que manifiesta que en Terama no hay mas Indios que Francisco Morón, José Hernández y Lorenzo Facatativa y que en su resguardo vivía el blanco Manuel Delgado, quien los provocaba a pleitear y es persona de malos antecedentes en Caparrapí, Yacopí, Muzo y Murca, según certificaciones de varios testigos y él era quien les hacia los memoriales a los Indios.

En vista de las acusaciones contra el cura Rojas el fiscal dijo: “ ya esta descubierto que el cura de Terama Don Cayetano Rojas  ha procedido por si solo y sin facultad alguna a trasladar con algunos vecinos los alhajas del templo a otro distante considerablemente, por lo que es digno de que se restituya sufriendo los costos y daños que ha ocasionado. 

Además de estas quejas y muchas otras declaraciones contra el cura, entre estas las de Francisco Javier de Vargas quien dijo que “ los vecinos se excusaron y que los poco que asistieron al principio fue porque él les dijo que había orden del Visitador”, la del testigo Gaspar Ordoñez y la de Pedro José Medina alcalde de la Palma. En 1806 los indios elevaron otro memorial al fiscal diciendo del cura “no lo queremos”. Tantas pruebas se adjudicaron que al fin se comprobó haber hecho el traslado sin autorización del Gobierno y se dispuso restablecer el pueblo en Terama; mas esto fue por dar una simple satisfacción escrita porque la Fundación de El Peñón de Terama se aprobó por decreto del 14 de Agosto de 1806. El 5 de Enero de 1810 Luciano Criollo y Lorenzo Facatativa presentaron un memorial en el que decían que el dueño de las tierras de El Peñón ahora estaba vendiendo solares y fue el promotor de la traslación, o sea Severino del Busto.

Últimas Noticias

Suscribase a nuestro boletín    ... y reciba toda la información de su municipio