CUNDI MUNICIPIOS

EL ROSAL

En El Rosal Avanzamos

Alcalde

Hugo Orlando Arévalo Pulido

Despacho del Alcalde

contactenos@elrosal-cundinamarca.gov.co

Dirección: Carrera 6 No 7 - 40

Número de telefono: (57 1) 824 05 00

Web: http://www.elrosal-cundinamarca.gov.co

escudo
bandera

Nuestro Municipio

Entre los años 300 y 1000 después de Cristo, los habitantes de la meseta Cundiboyacen se formaron un grupo compacto llamado los Muiscas.


La tribu Subachoque habitaba la parte norte del valle de Chinga en Pueblo Viejo, hoy conocida como la Vereda Cascajal en La Pradera. En 1895, Rafael Forero U., descubrió un lugar de habitación y cementerio de los indios Subachoque localizada alrededor de las chimeneas de la Ferrería de La Pradera.


La parte central del valle del Chinga era territorio de la tribu del mismo nombre, y limitaba con los Chuecas por el sur, los Churuacos por el oriente y los Panches al occidente. Investigaciones arqueológicas posteriores demuestran que el lugar más antiguo de los Chingas estaba cerca de la vieja finca de Santa Isabel sobre una meseta más arriba y hacia el occidente del río Subachoque. Otros lugares de habitación pudieron haber estado en la Hacienda Tibagota, en cuevas arriba de El Rosal, en el área de Cartagena (Cruz Verde) y en otros puntos diseminados por todo el valle de Subachoque.


Los grupos familiares sembraban papa como principal cultivo, seguido del maíz. Otros cultivos importantes en la región Chinga, fueron la coca, arracacha, batata, cubios, ibias y chuguas.


Las construcciones en territorio Chinga eran realizadas en terrenos aptos para el cultivo y en grupos de tres (3) y cuatro (4) viviendas, nunca formaron poblados muy grandes.


En 1538, unos meses antes del arribo de los Españoles el Cacique Ramiriqui de Tunja, juró ayudar a Guatavita y se reunió en Guasca para pelear contra el Zipa. Mientras tanto, los guerreros Panches aprovecharon esta situación y arrasaron los poblados cercanos a las montañas y que cercaban las tribus, cualquiera que opusiera resistencia era asesinado. El área de Subachoque, hoy El Rosal, debió sufrir grandes pérdidas humanas y materiales, ésta podría ser la explicación de porqué se encontraron tan pocos indios en el momento en que los españoles exploraron la región por primera vez.


El último gobernante del imperio Muísca fue muerto por los Españoles, otros jefes fueron estrangulados y sus cuerpos quemados. Las mujeres indígenas fueron obligadas a servir de esclavas a los Españoles cocinando y durmiendo con ellos.


Las encomiendas en el sur del valle de Subachoque también fueron entregadas a los soldados de Nicolás de Federmán. Un soldado de éste fue el primero en recibir una encomienda Chinga. En 1581 la encomienda de Subachoque tenía un total de 1200 indios incluyendo 676 hombres útiles y saludables, y además otros 273 que habían huido o estaban lejos de la encomienda.


En 1603 había 206 indios trabajando en la hacienda Subachoque. Por el año de 1636 el total bajó a 181 y en 1758 no había indios trabajando en Subachoque.


Las presiones por parte de los propietarios de las estancias yla iglesia, obligó a los indios a dejar el valle de Subachoque, ubicándose en un lugar llamado Choque, el cual estaba situado en las estribaciones del monte Choque. Los encomenderos quedaron en libertad de expropiar las tierras y obtener beneficios de éstas.

Las tierras de El Rosal fueron la herencia del Capitán Diego Bravo de Montemayor a su hija, Catalina Bravo de Montemayor en 1639, quien estaba casada con el Capitán José de Solabarrieta y Marquina; Catarina dejó dichas tierras a sus hijos, Juana y Diegode Solabarrieta y Bravo.


Diego de Solabarrieta compró en 1699 la parte de El Rosal que pertenecía a su hermana, quedándose así con todas las tierras. La heredera de Diego fue su esposa, Ana de la Mora y Barcenas (dueña de las tierras hacia 1745).

Las tierras de Ana de la Mora fueron divididas y vendidas por partes, dos de ellas al sacerdote Manuel Antonio Porras en 1770, quien también heredó las tierras de El Rosal de su padre.

En 1618 Catalina Ruiz de Orejuela dueña de las tierras Chingas falleció dejándolas a su esposo Pedro de Urretavisque quien las vendió a su vecino Diego Bravo de Montemayor.


Porras dejó en herencia a su mayordomo Tomás González los terrenos de Potrero Grande, y a la muerte de este último los heredó su hijo Francisco de la Cruz González, quien abandonó dichas tierras en 1819, quedando en manos de las tropas republicanas. Más adelante sus hijos las recuperaron en pleito vendiéndoselas en 1832 a Andrés Caicedo y Bastidas.


En investigacíones sobre esta familia se encuentra un vínculo con Isidoro González, futuro propietario de El Rosal y de las tierras alrededor de La Estancia.


En el año de 1861 tuvo lugar en el Valle de Subachoque uno de los encuentros mas sangrientos en toda la historia suramericana. El general Tomás Cipriano de Mosquera, con una fuerza de 2700 revolucionarios enfrentó a los 5000 hombres de las fuerzas gubernamentales del General - Joaquín París, el 25 de Abril de 1861. Desde las 7 de la mañana hasta las 7 de la noche se enfrentaron. Al finalizar la batalla quedaron sobre el campo unos mil entre heridos y muertos.


Estando así las cosas Mosquera solicító refuerzos al General José María Obando quien estaba acampando cerca de La Mesa, hacia el sur Obando decidió entrar a la Sabana por Bojacá, siguiendo luego hasta Subachoque pasando por El Rosal, cruzando la quebrada de Cruz Verde o El Rosal. El y sus quinientos hombres fueron atacados en El Rosal por tropas del gobierno bajo el mando del General Heliodoro Ruiz. El General Ambrosio Hernández dio muerte a Obando quien murió en Cruz Verde, El Rosal.


En Febrero de 1882 se inauguró el ferrocarril de la Sabana que permitía el viaje entre Facatativá y Bogotá. La mayoría de personas que se dirigían a El Rosal o Subachoque utilizaban el tren hasta Madrid y allí tomaban un coche hasta su destino.


Los González, principales terratenientes de la región, descendientes de Isidoro González Umaña quien nació en Subachoque en 1820, se casó en primeras nupcias con Cruz Castañeda en 1848 y fue el padre de la fundadora de El Rosal Ana Vicenta González. Isidoro González era buen negociante y gracias a ésto incrementó sus propíedades tanto que a su muerte en 1880 sus hijas se convirtieron en ricas herederas. Ana Vicenta heredó casí todas las tierras de El Rosal, incluyendo las guientes:


Monroy, Hato de El Rosal, El Tejar con dos casas, La Píncha y Bebedero, y dos casas en la Plaza de Los Mártires.


Ana Vicenta nació en Enero de 1850, fue criada por sus abuelos y no recibió educación, pero era muy caritativa con los pobladores de la región. En 1865 Vicenta contrajo matrimonio con Isidro Aguilera en San Miguel de Subachoque; de este matrimonio nacieron cinco hijos; tres de ellos llegaron a la juventud y sólo su hija María de La Cruz Aguilera vivió para asistir al entierro de su madre.


A la muerte de Isidro, Vicenta regreso a vivir a la casa principal de la Hacienda El Rosal, situada en el lugar donde hoy está la Casa Cural. Hacia 1902 ó 1903 Vicenta vio la necesidad de crear un pueblo estable y permanente, y comenzó a hacer planes para la Iglesia en contra de los deseos del Sacerdote de Subachoque, ésta se construyó cerca de su casa y recibió el nombre de Santa Bárbara de El Rosal.


El 28 de Marzo de 1903, el día de su matrimonio con Pablo Laverde, donó la Iglesia de Santa Barbara de El Rosal al Arzobispo de Bogotá junto con una casa de techo de paja, osea su antigua casa, como residencia del sacerdote y un lote de 12,5 fanegadas, la antigua Hacienda el Tejar.


En 1908 Vicenta donó a la iglesia un lote rectangular en la parte suroriental de la carretera de El Rosal a Madrid. elle habia heredado el lote en 1907 de Pastor Castañeda y su idea era utilizarlo para el cementerio.


La vista que tenia Vicenta del lugar donado para el pueblo de Santa Barbara la deprimió y la frustró, debido a la falta de interés demostrado por la iglesia en hacerlo progresar. finalmente decidió de nuevo tomar el control del proyecto de construir un pueblo, y en 1914 convenció al arzobispo Bernardo Herrera Restrepo de que le vendiera el pueblo a su esposo, Pablo Laverde, no incluyendo la Iglesia, la casa cural, ni las escuelas de los niños y niñas, que seguirían bajo la jurisdicción de la iglesia. Esta a su vez permitiría a Pablo utilizar las oficinas oficiales del pueblo en la parte norte de la plaza.


Una vez las tierras volvieron a ser propiedad de Vicenta y Pablo, comenzaron las construcciones alrededor de la plaza, y casi todas estas obras fueron terminadas hacia 1916 dejando algunas de ellas heredadas a su hija María de la Cruz Aguilera; Pablo vendió algunos terrenos para propiciar el crecimiento del pueblo, y en cada contrato puso una clausula en que obligaba al comprador a construir una casa en El Rosal. Drigelio Correa Laverde compro media fanegada al norte de la quebrada de El Rosal, y construyó la casa de La Platea.


Frente a la iglesia, al otro lado de la carretera de Facatativá a Subachoque, está la casa del Rosal, en terreno que fue regalo de bodas de Vicenta González a su hija María de la Cruz Aguilera y a su esposo Cruz Hurtado, quien la construyó en 1901, casa que fue vendida a David Leaño.


Había un vallado en el lado norte de la carretera a Facatativá, al otro lado de EL Rosal, que fue rellenado y se utilizaron dichas tierras para la cooperativa agrícola y los otros almacenes a lo largo de la carretera. Debido a este vallado la plaza no se pudo hacer frente a la iglesia. Los vallados se utilizaban para aguas lluvias, para el lavado de ropas, para dar de beber al ganado y para lavarse, ya que había pocos pozos en la región.


Vicenta González de Laverde murió el 3 de Agosto de 1924 a los 73 años, fue enterrada en el interior de la Iglesia de El Rosal. Dejó todas sus posesiones a su segundo esposo y a su hija María de La Cruz Aguilera.

Pablo Laverde se casó de nuevo con Evidalía Jaúregui, quien le dio once hijos.


María de la Cruz Aguilera y su esposo Cruz Hurtado tuvieron numerosos hijos, dando origen a otras tantas familias como las Hurtado- Nivia Florez.


En Junio de 1938 se creó la Inspección de El Rosal. En 1941 falleció María de la Cruz Aguilera y las tierras de El Hato, Cruz Verde, Santa Rita, Monroy y Supatá fueron divididas entre sus hijos iniciándose así el desmembramiento de la Hacienda El Rosal.


El año de 1960 marcó el comienzo de una nueva era en El Rosal. El Presidente de la República, Alberto Lleras Camargo y el Arzobispo de Bogotá inauguraron la estación retransmisora de la Radiodifusora Nacional. La nueva carretera desde Bogotá fue terminada en este mismo año, la orden Benedictina se trasladó a El Rosal e iniciaron la restauración de la Iglesia y de La Casa Cural y se cambió su nombre por el de El Rosal de San José.

En 1988 El Rosal celebró 50 años de haberse convertido en inspección de policía adscrita al Municipio de Subachoque y 80 años de su fundación por Vicenta González como Santa Bárbara de El Rosal.


En Septiembre 25 de 1997 fue declarado Municipio mediante Ordenanza No. 25 “Por la cual se crea el Municipio de El Rosal y se dictan otras disposiciones” emanada de la Asamblea de Cundinamarca. Gracias a la gestión adelantada por el Diputado Néstor Fabio Rico Rey con la colaboración y apoyo de algunos líderes y la comunidad Rosaluna, labor ante la Asamblea y al entonces Gobernador de Cundinamarca Dr. David Aljure. El 8 de Febrero de 1998 se realizaron las primeras elecciones siendo elegido el primer Alcalde y primer Concejo por

voto popular. En aquel entonces quedó conformado el Concejo Municipal:

 

Concejal Hugo Arévalo Pulido

Concejal Néstor Leonardo Rico Rico

Concejal Gustavo Alberto Campos A.

Concejal Crispiniano Soto Díaz

Concejal Héctor Garzón Bohorquez

Concejal Luis Alfonso Méndez S.

Concejal Javier Montenegro

Concejal Jesús Germán Orozco S.

Concejal Manuel Antonio Martínez

 

El 22 de Febrero de 1998 se posesionó como primer alcalde municipal, el señor Néstor Jesús Gil Osorio. Quien ejerció por el periodo constitucional de tres años hasta el 21 de febrero de 2001. Con su Plan de Desarrollo "Por la Organización y Progreso de Nuestro Municipio".


El 22 de febrero de 2001 se posesionó su segundo alcalde municipal, el señor Néstor Leonardo Rico Rico. Periodo constitucional 2001-2004 con su Plan de Desaroollo "Todos Construyendo Futuro".


Febrero 25 de 2004 Inicio segunda administración Néstor Gil Osorio Periodo 2004 – 2007 con su plan de desarrollo "Para que El Rosal siga Progresando"


El 25 de Septiembre del 2007 se celebró el décimo aniversario de la declaración como municipio.

Enero 1 de 2008 Inicio la administración del señor Alcalde Hugo Orlando Arévalo Pulido Periodo Constitucional 2008 – 2011 con su plan de desarrollo "Por El Rosal que Todos Queremos".

Últimas Noticias

Últimos Eventos

Suscribase a nuestro boletín    ... y reciba toda la información de su municipio