Rossy Suarez

Rossy Suarez

Colombia, 2019-02-08

La Favorita

 La Favorita, es la mas liviana de las producciones del aclamado director griego Yorgos Lanthimos, pero la mas compleja en cuanto a puesta en escena se refiere. Siendo su primera cinta de época, representa el periodo del reinado de Ana de Gran Bretaña en el siglo XVIII.

Desde los comienzos de su carrera Lanthimos no ha dejado de sorprendernos. Después de varios comerciales y videos, que creía serían su profesión, su labor de cineasta comienza a tomar vuelo con Kinetta (2005) que participó en los festivales de Berlín y Toronto, y Canino (2009) que ganó el premio Una Cierta Mirada en Cannes. En 2012 empieza a filmar en inglés con La Langosta, nominada en los premios de la Academia y El Sacrificio de un Ciervo Sagrado (2017) que ganó mejor guion en el Festival de Cannes. Sus películas se caracterizan por hacer sátira sobre las imposiciones y normas sociales, exponiendo la perversidad humana y la avaricia, lo cual muestra usando escenas absurdas y surrealistas.

Si en Canino se dedica a descomponer la familia como institución, en La Langosta (2015) satiriza el aspecto sagrado que se le otorga al matrimonio, recinto obligatorio para la supervivencia, y en El Sacrificio expone el extremo que puede tomar la venganza, inspirado en una tragedia griega.

Con magistral escenografía y el lente del director de fotografía Robbie Ryan, La Favorita hace un retrato de la lucha por el poder durante el reinado de Ana de Gran Bretaña, una soberana a quien poca atención se le ha prestado, pero que fue “quien arregló el desastre que dejaron los hombres” según menciona el curador Sebastian Edwards. Sin concentrarse mucho en detalles históricos, la cinta se centra en las rivalidades personales, el aspecto emocional y el desarrollo psicológico de los caracteres. 

Anne, interpretada por Olivia Coleman, es la monarca enferma y dependiente, que sufre ataques de gota y cuya gordura le provoca depresión. Primero se entrega a la cortesana Sarah Churchill (Rachel Weiz), amiga y amante en quien deposita toda su confianza, hasta que aparece Abigail Hill (Emma Stone), una joven criada que ha sido víctima de la mezquindad de su padre, y llega a competir por la atención y el afecto de la soberana.

Mientras en el fondo se están tejiendo conspiraciones e intrigas políticas definiendo temas trascendentales como la guerra con Francia, son muchas las emociones que se despliegan entre las tres protagonistas, conformando una verdadera caricatura de la bajeza a la que se puede llegar, no importa el rango de nobleza que se tenga.

La opulencia y elegancia de alcobas y pasillos contrastan con el ambiente de perfidia y alevosía que el ambiente respira. La elegancia de los vestidos y prendas se profanan con excesos representados en el uso de la comida como diversión.

Esta sátira que se va transformando en drama logra hacernos reír, al tiempo que nos conmueve emocionalmente y, como todo lo relacionado con Lanthimos, nos deja pensando y cuestionando tiempo después de salir de la sala. 


Fuente 

GISELA SAVDIE

elheraldo.com

Cargando...