La Guía Cundinamarca

La Guía Cundinamarca

2019-12-30

Llegó otra década

Nos llega otra década en la cual seguramente se seguirán presentando novedades representadas en nuevas tecnologías, 'apps' innovadoras, aparatos novedosos y muchas más cosas. Varias de ellas funcionarán en muchos países, menos en Colombia por nuestra cabeza hueca, representada en la SIC y otras entidades que se comportan como los avestruces, metiendo la cabeza en la arena para no ver nada de lo que viene. El presidente Duque debería estar pensando en cambiar a estos poco inteligentes líderes, ya que se viene un remezón en varios puestos importantes del Gobierno.

Es hora de que los jueces que van a dictar la sentencia final sobre Uber, y seguramente sobre otras aplicaciones, tengan la lucidez de entender que seguirle dando la razón al gremio de taxistas en lo que a esta demanda se refiere es cerrarles la puerta a inversiones que iban a llegar, a aplicaciones que a los taxistas amarillos no les gustan, pero que al 99 por ciento de los colombianos sí, porque nos facilitan la vida; que comprendan estas posibles consecuencias y miren hacia el futuro y la rechacen.

Hay que destacar también que el Ministerio TIC, en cabeza de la ministra Constaín, ha desempeñado un muy buen papel. Tuvo la fortaleza de sacar a subasta el espectro, que estaba pendiente desde hace años y cuyos resultados van a garantizar que se realice un proyecto de conectividad social que va a permitir que millones de colombianos más empiecen a disfrutar de internet y sus beneficios. No entiendo cómo suena en los medios que el presidente Duque está pensando en cambiar la cabeza de este ministerio, cuando, hasta ahora, su labor ha sido muy buena. Ojalá no lo haga.

Variando de tema, ya que estamos en época de vacaciones, Cartagena sigue, como siempre, sucia, desordenada y muy mal administrada. Ojalá que el nuevo alcalde, que por lo que se puede ver no tiene relaciones políticas que lo comprometan y hagan que tome decisiones que no sean las más convenientes, empiece a tomar las mejores, aquellas que vuelvan a hacer de Cartagena el monumento a la humanidad que es. Valdría la pena que el alcalde Dau caminara alrededor de la ciudad amurallada para que viera cómo esa zona, en lugar de ser linda, es un muladar lleno de basura, lo que les quita belleza a las murallas. ¿Y la Policía qué?

¿Cuándo se va a tumbar el edificio que se construyó cerca del castillo de San Felipe? Ya es tarde. Aunque me da tristeza, a veces pienso que Cartagena no merece ser patrimonio de la humanidad, a menos que todo empiece a cambiar en la nueva administración.


Fuente: Guillermo Santos Calderón

Cargando...