Imagen: Héctor Garzón
Anolaima Turismo TURISMO

El Alto del Mohán

En la época de la tribu Anolaima, el alto del Mohán constituía una fortaleza natural desde la cual vigilaban y protegían la tierra del cacique Calandaima. Para los españoles, la presencia de los indígenas en la zona indicaba con seguridad la cercanía de tesoros y guacas. El nombre de El Mohán lo obtuvo en época reciente, con la leyenda del monstruo. El mohán, a menudo descrito como un oso o un gigante muy peludo, habita en el río Magdalena, a cuyas orillas fuma tabaco. Se dice que la presencia del Mohán indica la cercanía de un tesoro, si bien la codicia en su presencia puede llevar a la muerte. Para los lugareños, la presencia de guacas indígenas traía consigo la presencia de un guardián, razón por la cual se puso ese nombre a la fortaleza.

Información tomada de: RedBus

Imagen: Héctor Garzón

Comparte este articulo...

Slide